Vieja Teoría Cuántica

Hasta 1925: rompiendo con la Física Clásica...

Los descubrimientos previos al nacimiento de la moderna Física Cuántica

Más

Física Cuántica

Primeros pasos en la teoría no relativista...

Apuntes de nivel medio para personas con cierta base de Física y Matemáticas

Más

Fundamentos

El contexto histórico-filosófico...

Historia y Filosofía en torno a la Física Cuántica básica

Más

Información Cuántica

Lo que viene: la próxima revolución...

QIT: la nueva disciplina Información Cuántica

Más

Física Cuántica: comprensible

El ordenador que uso para escribir este texto; la tableta electrónica en que a lo mejor está siendo leído; los omnipresentes circuitos integrados (chips) que nos permiten reproducir música e imágenes; variadas pruebas médicas que nos salvan la vida; el control de muchos de los vehículos que nos transportan; las luces de neón y los leds que nos alumbran; los mecanismos de orientación de las aves… todo ello funciona nutriéndose de una raíz cuántica. En otras palabras: gran parte de lo que configura nuestro día a día en el mundo contemporáneo existe porque hemos sido capaces de comprender en gran medida las leyes que rigen los resultados de nuestras intervenciones sobre la realidad, cuando descendemos hacia sus dimensiones más pequeñas.

Sin embargo, no hay teoría popularmente más desconocida - y más incomprendida - que la ya casi centenaria Física Cuántica. Va a cumplirse un siglo desde que se publicara la primera formulación consistente de la teoría (1925) y, en una sociedad cada día más dependiente de la tecnología, todavía hoy la palabra “cuántica” parece generar cierta desconfianza. Basta que alguien se identifique como estudioso del tema cuántico para que, probablemente, sea tomado muchas veces por místico; otras, por chiflado; siempre, desde luego, considerado como raro. Será desafiado a explicar el contenido de innumerables lecturas que muestran el sinsentido o lo misterioso de todo lo cuántico, ardua empresa en la que, si pretende ser racional, acabará en muchos casos descalificado como radical cientificista. A veces, incluso, surgirá algún leído contertulio que le hará saber que parece mentira que diga esas cosas, y pierda de esa manera el tiempo, cuando ya Einstein estableció que la teoría era un completo desaguisado.

La teoría cuántica, incluso a un nivel introductorio y no relativista, es difícil: eso es seguro. A diferencia de la Relatividad (especial), fácilmente comprensible con las usuales herramientas matemático-intelectuales, adentrarse hacia las reglas cuánticas requiere abandonar los esquemas conceptuales que rigen nuestro pensamiento, forjado en la interacción diaria con el mundo macroscópico, el de los objetos con los que compartimos orden de tamaño. En otras palabras (en forma de truismo): la física cuántica no es clásica.

Leer más

Volver al principio